Blogia
el planetario de la niña gusana

Hay otros planetas

Lo que el viento se llevó

Lo que el viento se llevó

Atardecer nublado en la playa del hotel

 

Si es que aún queda alguien por saber dónde estuve de vacaciones este año, os diré que estuve en México (me encanta escribirlo con X).

Más concretamente en la provincia del Yucatán, en el estado de Quintana Roo, en plena Riviera Maya. Para los que no la conozcáis, os la recomiendo por sus paisajes selváticos, por sus playas caribeñas y por su gente extremadamente amable (tanto que a veces te hacen dudar si lo son realmente o intentan ganarse tus codiciados euros).

 

A mi vuelta pude ver diversas noticias sobre el país.

La primera fue la de los viajeros españoles detenidos (retenidos y casi secuestrados según ellos) por escándalo público, que anunciaban rueda de prensa cual casposos populares. A ver si al final van a tener que posar en Interviú como la gallega de los detonadores del año pasado…

 

El otro tema que generó noticias fue el archiconocido Dean, el huracán de moda.

Parece que fue mucho menor de lo que esperaban, pero causó alarma entre los viajeros que pasaban sus días en la costa, en la que lo hiciéramos nosotras anteriormente. Los pobres se tuvieron que volver precipitadamente o no les dejaron viajar allí (mandándoles a Punta Cana Indeciso).

Y al final Dean decidió respetar la zona costera.

 

Viendo con mi hermana las noticias me dijo: “Pues hubiera molado estar allí durante el huracán… Durante un día sólo, claro”

Vamos, que si mi hermana fuera norteamericana sería de esas locas que persiguen a los tornados con su coche para grabarlos en vídeo… Ya lo estoy viendo.

 

En mi caso, lo que el viento se llevó fueron mis días de vacaciones… Buaaahhh!... Snif.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Otro fin de un capítulo

Otro fin de un capítulo

Hoy, hojeando el periódico de mi jefe antes de que llegara a sus manos, he podido leer en la agenda de Zaragoza que mañana será el cierre definitivo del Bar de "El fantasma de los ojos azules".

Vaya... ¡Qué vieja me siento! ¿Qué fue de nuestras noches de Sábado allí? ¿Y de las piernas y brazos de muñecas?

La noticia traía adjunta una foto del "Niño Gusano" en su primer disco, con la pared del bar de fondo. Y yo he pensado: "Se merece un artículo en mi planetario, ¿no?"

Por otro lado... ¿Deberían invitar mañana a bebida por la despedida y cierre? Sería lo suyo.

¿Tenéis alguna foto de Sábado en el bar? No me valen las fotos del Zurracapote, ¿eh?... Que de esas seguro que encontráis!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El placer de los pisos de 30 m2

El placer de los pisos de 30 m2

Ya habló la ministra Trujillo de la funcionalidad de las "viviendas reducidas" y nadie la tomó en serio.

Yo hoy quisiera romper una lanza a su favor, porque viendo que todo aquel que puede pagarse un chalet con piscina es blanco perfecto de, como lo denominan los periodistas, una creciente oleada de atracos... ¿Quién no prefiere un minipiso de 30m2?

Son todo ventajas, ya que esos pisos van dirigidos principalmente a jóvenes (quienes por supuesto no tienen chavo alguno como para que les roben).

En un espacio tan reducido es imposible la acumulación de bienes (ni de valor ni sin valor alguno) y, como no cuentan con garaje, no tendrá peligro de que le roben el coche de lujo (como a Beckham)... ni el R5 Triana, ni el 1500 herencia del abuelo ¡Quién lo va a querer!

Los barrios del Arrabal, Oliver o el Gancho están al alza (¡Cuidado con las inmobiliarias!) porque se han convertido en los barrios más seguros.

Así que, en momentos como éste, y sin quererme reír de las desgracias ajenas, me alegro de vivir en mi humilde pisito.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres