Blogia
el planetario de la niña gusana

El personaje de la semana

Arriba la Esteban!!

Arriba la Esteban!!

El siguiente personaje al que me apetece homenajear es a esta mujer que despierta tantas controversias, pero que a mí me encanta.

A ver dónde encuentras otra heroína que surja de los barrios más castizos con su "ejque" por acento, mezclándose con una familia que bien podría protagonizar un serial tipo "Santa Bárbara" o "Falcon Crest" y transformándose poco a poco en icono televisivo.

¿Quien se puede resistir a frases legendarias como "Andrea, coño, cómete el pollo"... a sus rifirrafes con el Lecquio (que también es para echarle de comer aparte)... o a sus actuaciones estelares como la de Madonna en el carnaval 2007 de Santa Cruz de Tenerife o imitando a la misma con la Terremoto de Alcorcón?¿La habéis visto retando a Edurne con el "In  yur ais"? Mortal!!

Y como muestra os dejo una cancioncita que me han pegado y que yo no tenía ni idea que la autora de su popularidad era mi propia musa:

Pim, pam, pum, tengo una pistola

Pim, pam, pum, que dispara sola

Pim, pam, pum, tengo yo un revólver

Pim, pam, pum, que dispara el doble

Ya sé que me diréis que la canción es vieja, pero no la recordaba... Una pena no poder verla en el curro por las mañanas.

Arriba la Esteban!!!!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A mi abuela Pilar

A mi abuela Pilar

La mejor forma de inaugurar como sección “El personaje de la semana” es hacerle un homenaje a aquella que debiera habérselo hecho ya hace algún tiempo… mi abuela.

El porqué de hacerlo hoy es que hace un mes que murió. Y a veces necesitamos de una ausencia para darnos cuenta de lo que hemos perdido (en otros casos la ausencia es contrariamente positiva… y sirve para darse cuenta de que lo que tenías no merecía la pena…).

Mi abuela fue una luchadora nata. Mujer trabajadora donde las haya, que sacó adelante a su marido (cuando todavía era su novio) y a la familia que éste debía mantener como huérfano y mayor de siete hermanos. Ella le pagó el alquiler de su primera cámara fotográfica trabajando en el Hotel Oriente y él, poco a poco, se hizo un hueco en el mundo de la Sociedad fotográfica de Zaragoza. Todo lo que tuvieron fue fruto de su esfuerzo.

Ella siempre fue una mujer cabal… a riesgo de parecer en ocasiones fría, distante y calculadora.

A veces no parecía la abuela típica. Si bien, nos ganaba con algunos de sus platos típicos (como los canelones o los flanes) y nos contaba historias o canciones que aprendíamos de memoria, nunca fue una mujer “rocera”.

Pequeña y de talla casi infantil era una mujer con un gran carácter, que conservó hasta el final de sus 93 años de vida.

Con una gran predilección por sus dos nietas (pues ella tuvo tres varones) siempre le decía a mi madre lo afortunada que era de haber tenido chicas, porque ellas serían las que cuidaran después de los padres.

Y a nosotras nos hacía enfurecer con sus comentarios machistas, tales como: “¿Dónde está el novio? ¿Trabajando? Eso, eso… que trabaje él… ¡que tú no vas a trabajar!”

Me quedo con la imagen suya cantándonos las canciones de los cabezudos del Pilar, haciendo jabón de tajo o enseñándonos “los tesoros” que guardaba celosamente para nosotras hasta el día en que muriera.

Un beso, abuela.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres