Blogia
el planetario de la niña gusana

A mi abuela Pilar

A mi abuela Pilar

La mejor forma de inaugurar como sección “El personaje de la semana” es hacerle un homenaje a aquella que debiera habérselo hecho ya hace algún tiempo… mi abuela.

El porqué de hacerlo hoy es que hace un mes que murió. Y a veces necesitamos de una ausencia para darnos cuenta de lo que hemos perdido (en otros casos la ausencia es contrariamente positiva… y sirve para darse cuenta de que lo que tenías no merecía la pena…).

Mi abuela fue una luchadora nata. Mujer trabajadora donde las haya, que sacó adelante a su marido (cuando todavía era su novio) y a la familia que éste debía mantener como huérfano y mayor de siete hermanos. Ella le pagó el alquiler de su primera cámara fotográfica trabajando en el Hotel Oriente y él, poco a poco, se hizo un hueco en el mundo de la Sociedad fotográfica de Zaragoza. Todo lo que tuvieron fue fruto de su esfuerzo.

Ella siempre fue una mujer cabal… a riesgo de parecer en ocasiones fría, distante y calculadora.

A veces no parecía la abuela típica. Si bien, nos ganaba con algunos de sus platos típicos (como los canelones o los flanes) y nos contaba historias o canciones que aprendíamos de memoria, nunca fue una mujer “rocera”.

Pequeña y de talla casi infantil era una mujer con un gran carácter, que conservó hasta el final de sus 93 años de vida.

Con una gran predilección por sus dos nietas (pues ella tuvo tres varones) siempre le decía a mi madre lo afortunada que era de haber tenido chicas, porque ellas serían las que cuidaran después de los padres.

Y a nosotras nos hacía enfurecer con sus comentarios machistas, tales como: “¿Dónde está el novio? ¿Trabajando? Eso, eso… que trabaje él… ¡que tú no vas a trabajar!”

Me quedo con la imagen suya cantándonos las canciones de los cabezudos del Pilar, haciendo jabón de tajo o enseñándonos “los tesoros” que guardaba celosamente para nosotras hasta el día en que muriera.

Un beso, abuela.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

niña gusana -

Chewi: Has visto que niña con cara de mala comedora? Jaja... mi madre dice que parecía un obispo!!
Sip, mi abu fue muy buena gente.

Marvig: Bienvenida de nuevo. Me alegra que te haya gustado. Y ánimo, que seguro que tienes mucho que decirle!

Chewi -

Pero que monadaaaaaaaaaaa.
Tu yaya tiene cara de haber sido muy buena gente.

marvig -

Y aquí estoy yo, emocionada, como una tonta.

Yo no tengo fuerzas para escribirle una entrada a la mía, pero también debería.

Besazos!

Chewi -

Muy chula la entrada, niña. Hay tantos y tantas abuelos/as que han sido tan grandes...

besitos

niña gusana -

Anro: Lo chocante es que nos dijese que no trabajásemos cuando ella lo había hecho toda su vida!
Yo creo conocer a esa mujer juez que dices, porque vivíamos en el mismo edificio y mi madre siempre me lo decía cuando subíamos con ella en el ascensor. Su marido es abogado y mi madre me lo contaba como diciendo "Fíjate que es más importante ella que él"

Valencia: Pedazo de vacaciones hasta el 17, ¿no? Yo también quiero!! Ya nos contarás que has hecho tantos días...

Sitos a los dos y felices fiestas!!

valencia -

Un besote para todas las abuelas del mundo.
Bueno me voy de vacaciones,volveré el 17.
Que lo disfruteis

anro -

Chapó por ese sentido homenaje a la mujer trabajadora y luchadora. Conozco muchos casos como el de tu abuela. El machismo de estas mujeres era lógico en aquella época. Hoy afortunadamente muchos de nosotros comprendemos que los huevos no dan patente de corso.
Al margen te quería comentar que hace muchísimos años me trasladé a tu tierra para hacerle una entrevista a la primera mujer juez de España. Entonces aquello era noticia. Mi artículo lo publicaron en el Heraldo de Aragón.
Un besazo y ten cuidado con el coche esta semana santa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres